¿Comiendo sin hambre? Intenta comer con atención plena.

Diseño sin título (62)


 

Estás en tu casa sin nada que hacer, aburrido(a), no tienes hambre, aun así, vas a la cocina y tomas un bocadillo. Estas ansioso(a), las cosas están pesadas en el trabajo/escuela y notas que has estado comiendo más de lo que normalmente comes. Aun sin hambre comes porque es la hora de comer o porque es lo que están haciendo todos, y no porque realmente tengas hambre. Dices que sí a la rebanada de pastel sólo por el hecho de que esta allí, no porque realmente quieras comer pastel. Comes y piensas “ojalá no hubiera comido eso”.
 

Estos son algunos ejemplos de lo que llamaremos “comer sin atención”.
 

“Comer sin atención” es comer de una forma habitual y automática (como acabarse la bolsa de las palomitas en el cine, sin darse cuenta). Al comer sin atención se come de manera rápida y posiblemente como intento de regular alguna emoción.
 

En contraste a “comer sin atención” está el “comer con atención plena”.
 

Comer con atención plena busca enfocarse en las sensaciones producidas antes, durante y después de comer, para incrementar la atención en el hambre, la textura y sabor de los alimentos, el acto de masticar, tragar y la sensación de saciedad. Comer con atención plena también puede incluir la consideración y la contemplación de la naturaleza de la comida. Por ejemplo al comer un platillo en un restaurante, imaginarse como el chef preparó, cocino y adornó el plato.
 

Comer con atención plena puede incrementar la experiencia de saborear los alimentos. Al enfocarnos en las sutilezas de la experiencia al comer, nos resistimos al impulso de apresurarnos al comer. Esto incrementa la satisfacción con la cual el comer usualmente es asociada, pero al mismo tiempo nos hace consientes de las sutiles señales que nos indican que dejemos de comer o que tomemos una pausa.
 

A continuación comparto un ejercicio y algunos tips para aumentar la atención al momento de comer.
 

“Explorando la comida”
 

Mira tú platillo como si jamás hubieras visto algo igual, observa los colores y las formas, percibe sus aromas. Lentamente coloca una porción dentro de tu boca e intenta observar que sensaciones surgen. Con tu lengua, lentamente siente la textura y los sabores ¿Cómo se siente? Nota tu saliva, como va rodeando el alimento, y presta atención a cómo va cambiando la experiencia al mismo que masticas lentamente. Nota el impulso por tragar, tal vez una sensación en la garganta, nota como va cambiando el sabor y la textura conforme continuas comiendo el alimento. Mientras comes, piensa sobre el origen de la comida y cuantas personas y animales estuvieron involucradas en ella. Por ejemplo, si estas comiendo una manzana, piensa sobre el árbol que produjo la manzana. Piensa sobre las abejas que polinizaron los brotes, piensa sobre la persona que las escogió y los trabajadores del mercado quienes la acomodaron. (Hofmann, 2016)
 

Algunos tips para incrementar la atención mientras se come son:
 

  • Evita hacer mordidas grandes; tal vez experimenta comer con palillos así tendrás menos comida por mordida. 
  • Experimenta comer con tu mano no dominante, incrementa la experiencia del comer, y es menos comida por mordida.
  • Mastica mucho; por ejemplo, podrías intentar mascar 30-50 veces por bocado; hace que la comida dure al menos 20 minutos. 
  • Evita comer con distractores, tales como al TV, periódico, celular, computadoras. 
  • En tu plato pon menos comida de la que consideres que quieres comer.
     

Estos procesos, como cualquier habilidad, necesitan ser practicados con regularidad. Conforme se vaya avanzando es posible que la persona quien lo practique, empiece a notar esos pensamientos, impulsos, sentimientos o sensaciones por las cuales come sin tener hambre. En muchas ocasiones algunos pensamientos influyen en nuestros hábitos alimenticios. Para revisar algunos ejercicios prácticos para reducir la influencia de los pensamientos revisar este artículo.
 

Existen tratamientos psicológicos efectivos con los cuales reforzar planes de alimentación o planes de reducción de peso.
 

Si estas interesado/a en una orientación profesional mi información está aquí
 

Si estás leyendo esto quiere decir que llegaste al final, estoy muy agradecido, que tomaras un poco de tu valioso tiempo y lo emplearas en acompañarme en este artículo significa mucho para mí. 
 

 




Sergio Liera Aguilar

Psicólogo en Centro Integral de Psicología
Licenciado en psicología, UADVer perfil