¿Cuándo considerar ir a terapia de pareja?

Terapia deAunque la terapia de pareja es cosa de dos, normalmente es uno quien da la voz de alarma, es recomendable atender y acudir a ese llamado de la pareja cuanto antes, sobre todo porque el principal obstáculo de la terapia de pareja es acudir al profesional cuando la solución implica un enorme compromiso.

 

Claro que esto no es exclusivo de la terapia de pareja. Piensa en cualquier meta que desees, por más irrelevante o trascendental que sea, mientras menos esfuerzo implique y más claro sea el camino, menor es la probabilidad de abandonar ese sueño. La terapia de pareja ayuda a ver claramente un nuevo camino, de la pareja depende en qué punto de la relación se solicitará la ayuda. 

 

Considera ir a terapia de pareja cuando:

 

  • Las discusiones son muy frecuentes. Acude cuando en periodos cortos de tiempo tienen discusiones recurrentes y desgastantes, a las que no han logrado solucionarles por su cuenta.
  • No hay escucha. Acude cuando al hablar te sientes en un monólogo eterno en donde no se llega a ningún acuerdo, o los acuerdos no son tomados enserio y se rompen con facilidad.
  • No logran reconocerse. Es recomendable acudir cuando han dejado de saber lo que es entenderse, acercarse, dar y recibir, sentirse y sentir a tu pareja y llegan a sentir que están con otra persona.
  • No han podido perdonarse. Se reclaman cosas del pasado con enojo en cada situación y las discusiones parecen en ocasiones ser la misma una y otra vez.
  • La relación se ha convertido egoísta. En ocasiones no se logran ver las necesidades emocionales del otro y pareciera que ambas partes cuidan sólo sus intereses.
  • Atención selectiva. Todos tenemos virtudes y defectos, hay etapas donde se presta mucha más atención a los defectos y errores de la pareja que a las virtudes y tendemos a percibir como si todo estuviera saliendo mal.
  • Se ha llegado a la agresividad. Acude cuando hay temas tan sensibles que hay momentos donde las discusiones se salen de control y se llega a agredir verbal e incluso físicamente a la pareja.
  • El sexo se ha deteriorado. Existe un distanciamiento físico y emocional notorio. La intimidad se ha tornado monótona y poco gratificante.
  • No encuentran salida. Acude cuando por más que lo intentas no puedes llegar a un acuerdo y al final de las discusiones termina alguien diciendo “debemos darnos un tiempo”
  • Miedo a expresarse. Acude cuando alguno o ambos no expresan sus emociones por miedo a tener una nueva discusión, facilitando que los problemas y las emociones dañinas se compliquen.

 

La terapia de pareja es un proceso de aprendizaje que lo construye la pareja con guía del terapeuta, buscando mejorar la convivencia, generando una sensación de autocontrol, confianza, empatía, amor y respeto. Donde se recuerda día a día que ambos forman parte del mismo equipo y se tienen metas en común. 

Osvaldo Muñoz Espinoza

Director y Psicólogo en Centro Integral de Psicología
Licenciado en Psicología Clínica, UNISON
Estudia Master en Terapia de Conducta, UNED
Doctorante en Evaluación Educativa, UDLM
Ver perfil