Cómo dejar de tocarte la cara.

Aquí hemos traducido un escrito del Dr. Steven Hayes junto al link de una investigación de los 80`s que podría ser de muchísima ayuda en tiempos actuales (ver original aquí). Aquí la traducción:

En esta era de COVID-19 resulta difícil no escuchar los consejos sobre lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara. Como un asunto de salud pública, es claramente un buen consejo. Estoy totalmente de acuerdo con estos dos consejos.

Como psicólogo, sin embargo, puedo decirle que el «buen consejo» es una de las técnicas más débiles de cambio de conducta conocida por la ciencia. Cualquier padre que lea este blog podrá darse cuenta de esto, sin problema.

Permítanme reconfirmar lo obvio: simplemente decirle a la gente qué hacer a menudo es inútil. Y eso es especialmente cierto cuando el consejo tiene que ver con acciones habituales y sin sentido, como morderse las uñas, decir «ya sabes», dejar el asiento del inodoro levantado o, bueno, tocarte la cara.

Comencemos con algunos hechos.

La gente se toca la cara. Mucho. Quiero decir mucho, mucho. Me refiero casi constantemente.

Yo debería saber. Soy uno de los pocos científicos que lo estudiaron seriamente.

Hace más de 40 años, hice una serie de estudios sobre tocar la cara con mi profesor Norm Cavior, y luego particularmente con mi nuevo colega en la Universidad de Carolina del Norte, Greensboro, Rosemery Nelson. Queríamos estudiar cómo cambiaba el comportamiento «si y cuándo» lo supervisaba usted mismo. Lo que se necesitaba era una acción que ocurriera regularmente, que fuera fácil de ver desde el otro lado de la habitación, y que se veía como algo negativo cuando se señalaba, por lo que habría cierta motivación para cambiarla.

«Tocar la cara» marcó todas estas casillas.

Cuando registramos la frecuencia con la que las personas se tocan la cara sin saber que están siendo observadas, llegó de .5 a 3 veces por minuto, dependiendo de la tarea.

Saca cuentas. ¡Eso significa que tocamos nuestras caras cientos o incluso miles de veces al día!

La mayoría de nosotros estamos un poco avergonzados cuando se señala nuestro toque de cara. Parece un poco centrado en sí mismo (hay algo de verdad en eso). Puede incluir cosas que son groseras, como rascarse la nariz, chuparse los dedos o morderse las uñas. Y sí, en términos de salud, en realidad no es una gran cosa que hacer. Puede contribuir a problemas de la piel, y los gérmenes pueden adentrarse hacia el interior de nuestros cuerpos a través de nuestros ojos, nariz o boca.

Lo hacemos de todos modos.

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto?

Un método que encontramos que funciona es imposible de aplicar: puedes recordarle a las personas constantemente. En uno de nuestros estudios, disminuía el tocar la cara si le recordábamos a las personas cada uno o dos minutos que no lo hicieran. 

Hay dos problemas: primero, aparte de tu madre, ¿quién diablos haría eso? Segundo, después de un día o dos de esto, estarías listo para abofetear a alguien.

Sin embargo, encontramos un método práctico que lo redujo entre un 65 y 95%. En nuestra investigación, este método funcionó a corto o largo plazo (hasta 9 semanas), mientras se aplicó, no hubo recaída.

Entonces, ¿cuál es el truco?

Obtén un dispositivo PROMINENTE y mide cuántas veces tocas tu cara.

Cuenta los toques. No importa cuál sea el dispositivo, siempre que sea fácilmente visible, puede llevarlo consigo y está dispuesto a usarlo. Podría ser un mostrador de golf, una hoja de papel cuadriculado o el temporizador de vuelta en su teléfono inteligente.

Simplemente registre religiosamente cada vez que se toque la cara y en cuestión de minutos se reducirá a una velocidad lo suficientemente baja como para que pueda realizar un seguimiento durante mucho tiempo sin interrupciones.

Solo eche un vistazo a la siguiente figura de uno de nuestros estudios:

Cuando los participantes en nuestro estudio no estaban contando, se tocaban la cara sin pensar cada vez que surgía el impulso, lo que provocaba muchas caricias (aproximadamente una docena de veces cada cinco minutos). Sin embargo, tan pronto como les dijimos que comenzaran a contar, el contacto con la cara disminuyó dramáticamente. Además, los toques se mantuvieron bajos mientras la gente continuara contando, ¡incluso si el conteo continuaba por hasta 9 semanas! (para más información sobre este estudio, haga clic aquí).

Investigaciones adicionales mostraron que hay una buena razón por la cual el dispositivo con el que se cuenta debe ser prominente: su sola presencia pronto le recuerda que no se toque la cara.

Y resulta que el conteo funciona incluso si no eres tan preciso, solo el esfuerzo de rastrearlo honestamente crea el efecto.

No, contar no es una cura «única» para el hábito de tocar la cara: tan pronto como los participantes dejaron de contar, volvieron a tocar su cara con la misma frecuencia que antes. Por lo tanto, para continuar beneficiándose de este método, debe continuar usándolo.

Hay otras ideas de cambio de hábitos que se pueden aplicar al tocar la cara … pero esta es la más simple y la más basada en la evidencia.

Nunca pensé que esta investigación sería directamente útil: era solo «una preparación» (como dicen los científicos) para estudiar la reactividad de la autoevaluación. Para ser honesto, no he pensado en esta investigación en muchos años. Pero COVID-19 ha cambiado muchas cosas y aquí estoy, sentado en mi sillón, protegido en mi casa, con mi papel cuadriculado a mi lado, yo que soy un toca-rostro crónico.

Uno …………… dos ………………. oh oh, treeeeees

Espero que ayude, amigos.

Paz, amor y vida.

Steven C. Hayes

Osvaldo Muñoz Espinoza

Director y Psicólogo en Centro Integral de Psicología
Licenciado en Psicología Clínica, UNISON
Doctorante en Evaluación Educativa, UDLMVer perfil