¿Cuándo ir al psicólogo y cómo aprovechar la terapia máximo? 

Cuándo ir al psicólogo es una pregunta que muchas personas llegamos a hacernos en algún momento de nuestra vida, en ocasiones no lo tenemos claro, muchas personas se preguntan cuándo ir al psicólogo, otros cuándo ir al psiquiatra, otros cuándo llevar a mi hijo al psicólogo y muchas preguntas más.


Algunas personas acuden a la psicoterapia porque se han sentido tristes o deprimidas, por motivos de ansiedad, por pensamientos que resultan difíciles de controlar o vivir emociones intensas e incómodas. Otras porque están pasando por un momento difícil, como un divorcio, una pérdida de un ser querido y otras por tener tiempo con algún déficit, como no poder comunicarse adecuadamente, sentirse incapaces de expresar sus emociones, entro otros motivos.


Aunque los motivos son tan variados como personas en el mundo, intentaremos responder a la pregunta cuándo debo de ir al psicólogo.

¿Cuándo ir a terapia? La terapia podría serte de ayuda cuando:

  1. Se tiene un sentimiento abrumador y prolongado de desamparo y tristeza.
  2. Parece que sus problemas no se solucionan a pesar de sus esfuerzos y de la ayuda de familiares y amigos.
  3. Tiene dificultad para concentrarse en las tareas de su empleo o realizar otras actividades cotidianas.
  4. Se preocupa excesivamente, espera lo peor o está constantemente nervioso.
  5. Sus acciones, como beber alcohol exageradamente, consumir drogas o ser agresivo, le están dañando a usted o a otras personas.


¿Cómo puedo aprovechar al máximo la psicoterapia?


La psicoterapia es diferente a los tratamientos médicos o dentales, en los que el paciente se sienta pasivamente mientras los profesionales trabajan con ellos y les comunican sus diagnósticos y planes de tratamiento. En la psicoterapia el psicólogo no le dice lo que debe hacer. Es una colaboración activa entre usted y el psicólogo.


De hecho, parte importante de la eficacia de una terapia es la relación de colaboración entre el psicólogo y el paciente, que también se conoce como alianza terapéutica. En ese sentido, para aprovechar las sesiones al máximo, se recominda lo siguiente:

  1. Participe de forma activa en la psicoterapia.
  2. Contribuya a establecer los objetivos del tratamiento.
  3. Colabore con el psicólogo pera crear calendario de metas.
  4. Haga preguntas sobre su plan de tratamiento.
  5. Si piensa que determinada sesión no funcionó como esperaba, exprese su opinión y sostenga un diálogo para que el psicólogo pueda responder y adaptar su tratamiento con mayor efectividad.
  6. Pídale al psicólogo que le recomiende libros o sitios web con información útil sobre sus problemas.
  7. Y como el cambio de comportamiento es difícil, la práctica también es vital. Es fácil recaer en viejos patrones de pensamiento y conducta y debe mantenerse alerta a esto entre sesiones.
  8. Esté atento a su reacción ante las cosas, recurra a lo aprendido en las sesiones con el psicólogo y aplíquelas en esas situaciones de la vida real.
  9. Cuéntele al psicólogo lo que ha aprendido entre sesiones. Este tomará en cuenta esta información y la incorporará a lo que ocurre durante la consulta para ayudarle mucho más.
  10. Mediante la práctica regular de lo trabajado en consulta podrá consolidar sus logros, terminar el tratamiento de psicoterapia mucho antes y mantener sus progresos una vez concluido.


Al concluir el tratamiento, no sólo habrá resuelto el problema que le trajo a la consulta, sino que, además, habrá aprendido nuevas destrezas para enfrentar con mayor efectividad cualquier desafío que pueda surgir en el futuro.

Fuente:

http://apa.org/centrodeapoyo/entendiendo-la-psicoterapia.aspx

© 2013 American Psychological Association
750 First St. NE, Washington, DC 20002-4242
Telephone: (800)-374-2721; (202) 336-5500. TDD/TTY: (202) 336-6123

Osvaldo Muñoz Espinoza

Director y Psicólogo en Centro Integral de Psicología
Licenciado en Psicología Clínica, UNISON
Doctorante en Evaluación Educativa, UDLMVer perfil